13 abril, 2013

El narcotráfico mexicano abrió 235 franquicias en EU

Informe revela que los cárteles mexicanos tienen centros de distribución en 48 estados de EU y otros en Canadá

Carmen Álvarez

1

CIUDAD DE MÉXICO, 11 de enero.- Un estudio solicitado por el Ejército de Estados Unidos detectó que los cárteles mexicanos ya han entrado en 48 de los 50 estados de ese país, donde han abierto, por lo menos, 235 centros de distribución al mayoreo.
El análisis del Center for a New American Security entregado al Laboratorio de Investigaciones del Ejército de EU califica a las bandas mexicanas del narcotráfico como “la amenaza más grande del crimen organizado en la Unión Americana”.


Los tentáculos del crimen organizado mexicano no se quedan en EU. El estudio documenta que se han encontrado centros de distribución en Canadá, Europa e incluso en África occidental.
“Las redes que se enlazan a los cárteles y a las bandas, ya no son solamente un problema del crimen. Sino una amenaza cuya metástasis ha adoptado una nueva forma de insurgencia criminal que amenaza a los gobiernos y a las sociedades civiles.”
Esta industria ilegal, calcula el análisis, produce de 25 a 40 mil millones de dólares al año.
Instala narco 235 filiales en EU
Los tentáculos de los cárteles mexicanos de la droga y sus organizaciones criminales más pequeñas llegan hasta África Occidental, pero su mayor presencia activa está en 235 ciudades de Estados Unidos y un número indeterminado en Canadá, donde controlan la distribución de drogas al mayoreo, reveló un estudio de un organismo denominado Center for a New American Security, con sede en Washington.
El documento revela que las bandas mexicanas del narcotráfico ya penetraron en 48 estados del vecino país, incluida su capital, Washington, D.C., así como en un número no especificado de estados de Canadá, siendo su presencia más importante en Texas, con 32 centros de distribución de drogas al mayoreo; en California con 31, y en el norteño estado de Washington, fronterizo con Canadá, con 24.
Realizada para el Laboratorio de Investigaciones del Ejército de Estados Unidos, la investigación cita declaraciones del Departamento de Justicia de ese país en las que califica a las bandas mexicanas del narcotráfico como “la amenaza más grande del crimen organizado en EU”.
Su portada ilustrada con la imagen de un policía de Juárez que corre al momento de estallar un auto-bomba que cegó la vida de otros dos policías, y su título: Crímenes de Guerra. Pandillas, Cárteles y la Seguridad Nacional de Estados Unidos, dicen todo de cómo percibe la problemática su autor, Robert Killebrew, un coronel retirado que dirigió una fuerza de tareas conjunta en Centroamérica y organizó a las fuerzas de la ONU que se instalaron en Haití.
Asimismo, ofrece reportes de incidentes poco conocidos al sur del río Bravo:
 “Una semana antes del asesinato de Bob (un granjero de Arizona), y de su hermano Phil… éstos sacaron de su rancho una enorme cantidad de drogas que encontraron en unos camiones”, dice el capítulo III, dedicado a la presencia de estas bandas en EU.
Relata que otro ranchero de Naco, Arizona, en la frontera con Sonora, hizo lo mismo, y fue visitado dos días después por una banda de narcotraficantes que ingresó a su casa a golpearlo a él y a su esposa para advertirle de que si tocaba la droga regresarían a matarlos.
El texto firmado también por la investigadora Jennifer Bernal, destaca que las pandillas latinas como la MS-13 (Mara Salvatrucha), la pandilla de la Calle 18 y otros grupos como la Mexican Mafia o la Mexikanemi han proliferado: La MS-13 tiene de seis mil a 10 mil integrantes en Estados Unidos y se estima que la Calle 18 tiene unos 30 mil.
“Las redes que se enlazan a los cárteles y a las bandas, ya no son solamente un problema del crimen. Sino una amenaza cuya metástasis ha adoptado una nueva forma de insurgencia criminal que se extiende a través de redes, cuya escala y violencia amenaza a los gobiernos y a las sociedades civiles del Hemisferio Occidental y, cada vez más, de Estados Unidos”, dicen sus autores.
La industria del crimen manejada desde la frontera con Estados Unidos que, según este estudio, produce de 25 a 40 mil millones de dólares al año, es equivalente hasta el 5 por ciento del Producto Interno Bruto de México y dos veces el valor de las remesas que envían los migrantes mexicanos.
Y también problemas como los 370 plagios que en 2009 convirtieron a Phoenix, Arizona, en la capital de los secuestros en Estados Unidos, cuyas víctimas son identificadas en el texto principalmente como “alienígenos ilegales” o gente ligada al comercio de las drogas.
El documento señala que el secuestro mezclado al narcotráfico surgió de asociaciones como la que sellaron Osiel Cárdenas, ex jefe del cártel del Golfo, y Benjamín Arellano Félix, cuando se encontraron en 2003 en la prisión de La Palma con el secuestrador Daniel Arizmendi.
Una industria del crimen alimentada por una cultura de pandillerismo, dominada por bandas latinas y negras, en las escuelas públicas del vecino país, por el éxodo de “desarrapados latinoamericanos que ingresan ilegalmente a Estados Unidos”, tal y como lo pronosticó en declaración exclusiva hace dos décadas Alfredo Jalife-Rahme, un autor especializado en problemas de la globalización.
El estudio señala que cada año ingresan a territorio mexicano unos 400 mil indocumentados provenientes de unos 200 cruces fronterizos de las zonas montañosas y de las densas selvas de Guatemala, para emprender la ruta del norte rumbo hacia EU y Canadá.
Menciona también que en Columbia Británica, Canadá, la prensa local reporta la existencia de unas 130 bandas donde opera la MS-13 (Mara Salvatrucha 13) y organizaciones como los Red Scorpions, United Nations, Bacon Brothers, Hells Angels y otra bandas independientes, principalmente en Vancouver, que en 2010 recibió el sobrenombre de la capital de las pandillas de ese país.
“Unos días antes (de que Peter Van Loan, el ministro de Seguridad Pública de Canadá advirtió del problema) un pandillero fue ejecutado al estilo mexicano, con una ráfaga de ametralladora, en el centro comercial Thunderbird Village”, añade el extenso documento.

No hay comentarios.: