08 abril, 2013

Steve Hanke: "La inflación es a corto plazo un problema para las economías emergentes"

Entrevista a Steve H. Hanke
Realizada por Leonardo Ruiz y publicada en la revista Pulso (Chile) 28 de marzo de 2013.
Steve H. Hanke es profesor de economía aplicada en la Universidad Johns Hopkins y Senior Fellow del Cato Institute.
Steve Hanke, profesor de la Johns Hopkins University y miembro del Instituto Cato, cree que en la región latinoamericana hay muchos contrastes y que a corto plazo la inflación será un problema para todos mercados emergentes.
Es que el experto en política monetaria e hiperinflación, ex asesor del Ministerio de Economía de Argentina en 2001 y también ex consejero del gobierno de Uruguay, hace hincapié en que las políticas monetarias de los bancos centrales del mundo desarrollado terminarán por perjudicar a Chile y sus vecinos. No obstante, aclara, Europa es el gran problema hoy en día, porque están atravesando una gran contracción de liquidez, que contrasta con otras economías boyantes, como las asiáticas.

 
¿Qué país le preocupa de la región latinoamericana?
Venezuela es un problema, en el sentido de que el legado del ex presidente Hugo Chávez es uno que canibaliza el capital del país, se lo come. Esto ocurre por la pérdida de capital humano que ha habido, como ingenieros altamente calificados que trabajaban en la petrolera estatal Petróleos de Venezuela PDVSA, y que ya no viven en Venezuela. En cuanto al capital físico, éste se deterioró considerablemente. En los años de Chávez la producción petrolera cayó. Se comieron el maíz para sembrar y destruyeron su capital social. Eso siempre es malo.
¿Considera que Argentina va siguiendo los pasos de Venezuela?
Argentina, ha seguido una política económica irracional tras otra, desde 2001. Andan muy mal. La brecha entre el tipo de cambio oficial y el del mercado negro está ampliándose y la inflación es más alta que las cifras oficiales. Tienen estadísticas ciegas y uno sabe que un país está mal cuando empieza a mentir sobre sus estadísticas.
¿Cómo ve Chile dentro de este contexto regional?
Si uno mira a Chile, desde la reforma de los Chicago Boys en los '70, se puede observar cómo ha conseguido despegar drásticamente. El PIB per cápita por paridad del poder de compra, pasó de US$5.000 en 1975 a un poco menos de US$20.000 hoy en día. Esto ubica a Chile en una posición privilegiada en Latinoamérica. Y también la tasa de pobreza cayó de 45% a 15% en ese período.
El contraste en la región es muy claro. Están los populistas, socialistas, como Venezuela, que se están hundiendo y está Chile que adoptó reformas y cosas como la seguridad social privada y buenas leyes mineras. Esa es la historia de Latinoamérica. Hay muchas manzanas podridas y una buena.
En este esquema, ¿dónde se enmarca Brasil, que últimamente ha mostrado señales de desaceleración?
Es un gran país que ofrece un panorama mixto. Hay buenas noticias y malas noticias. No tiene logros tan espectaculares como Chile, pero tampoco es un desastre como Argentina o Venezuela. Es un país con una enorme cantidad de potenciales y es grande, tiene recursos, pero tiene muchos problemas estructurales y la única forma de que alguna vez arreglen las cosas es que adopten un acercamiento económico de libre comercio más chileno y menos estatal. Tienen un legado de gran intervención estatal, de gran corrupción y burocracia.
¿Cuáles son los riesgos que ve en Latinoamérica?
Aunque parezca mentira, creo que uno de los riesgos es que hay dos problemas en una escala macro. La política monetaria de la Reserva Federal en EE.UU. es de tasas de interés tan bajas que hay mucho dinero caliente fluyendo fuera de esta área de bajos intereses hacia muchos mercados emergentes, especialmente Latinoamérica. En ese sentido, hay un incremento gradual de presiones inflacionarias en mercados emergentes y un crecimiento rápido de su suministro de dinero, que viene del dinero caliente. Señales de eso son que la inflación será un problema potencialmente y está saliendo de EEUU, la eurozona y ahora, también podría venir de Japón por el alivio cuantitativo que propusieron.
La inflación es un problema en corto plazo en los emergentes y en el largo plazo terminará devolviéndose a EE.UU. y Europa, aunque tomará un tiempo.
¿A dónde están mirando los inversionistas?
Europa, por su contracción de liquidez. Con el alivio cuantitativo aumentaron el dinero estatal generado por el estado, que ha aumentado drásticamente como en EEUU, pero los sistemas bancarios están siendo sobrerregulados, con todo tipo de regulaciones incluyendo a Basilea III. Esto ha tendido a disminuir el crédito creado por el sistema bancario privado y como resultado las disponibilidades de liquidez son muy débiles en Europa.
¿Qué países están más presionados?
En algunos lugares alcanza 30%, como en Chipre y tal vez es un poco mayor en Grecia. Entonces, la disponibilidad de dinero está implotando en esos países y sus economías seguirán en crisis por mucho tiempo.
¿Cuál es la consecuencia de esto?
Finalmente afectará la confianza de los mercados en todo el mundo, incluso en lugares como Chile.
El mundo en 2013
El economista destaca que la recuperación en EE.UU. es incipiente, aunque plantea que las estrellas de este año van a ser las economías asiáticas. "La oferta de dinero en China está en superávit y no en déficit, por lo que su problema es intentar controlar el crédito. No tienen una contracción de liquidez. China tendrá una buena tasa de crecimiento".
¿Qué otras economías destacarán este año?
Indonesia también anda muy bien, anticipo que seguirá creciendo a un buen ritmo. India también crecerá, aunque tal vez un poco menos que el año pasado.
¿Logrará repuntar la recuperación de EE.UU.?
El país está empezando a recuperarse un poco. La oferta de dinero en su medida más amplia está comenzando a crecer a un ritmo bastante bueno, es lo que domina. La situación fiscal es relativamente poco importante, sino el crecimiento de la disponibilidad del dinero, como ha sido durante los últimos tres o cuatro meses.
¿Qué implicancias tendrá?
La contracción de liquidez que tuvimos en EE.UU. está haciéndose menos severa, por lo que la economía comenzará lentamente a recuperarse hacia un ritmo más sano. Aún sigue debajo de la tendencia de la tasa crecimiento de 3,1%.

No hay comentarios.: