22 mayo, 2013

Dos terroristas decapitan a un militar en Londres al grito de "Alá es grande"

Le atacan con machetes

Uno de los terroristas, antes de ser reducidos por la policía, dijo a una cámara de televisión que "vuestra gente nunca va a estar a salvo".

Play
Un militar británico ha muerto este miércoles tras ser atacado con machetes por otros dos individuos en el sureste de Londres, un suceso que ha provocado que el Gobierno británico convoque una reunión del gabinete de crisis en materia de seguridad, COBRA, según han informado la BBC y Sky News. Otras dos personas habrían resultado heridas.
El primer ministro británico, David Cameron, se refirió al ataque como un "acto bárbaro" y de "naturaleza manifiestamente terrorista". Cameron aseguró que "Gran Bretaña no cederá nunca a las amenazas" terroristas y que "los terroristas no ganarán nunca".
El suceso ha tenido lugar en el barrio de Woolwich, donde dos individuos armados han decapitado al militar. Algunos medios británicos han indicado que los atacantes han gritado 'Alá es grande' cuando asesinaban a su víctima y que podrían haber grabado en vídeo su ataque.

Con el cuchillo en la mano y totalmente ensangrentado, el asesino llegó incluso a hablar a una cámara de televisión. Decía el terrorista: "Pido perdón porque las mujeres tengan que ver esto. Pero en nuestras tierras nuestras mujeres tienen que ver lo mismo". Además, añadía: "Vuestra gente nunca va a estar a salvo. Cambiad a vuestro Gobierno".
Además agregó, aunque no se ve en las imágenes: "Juramos por Alá todopoderoso que nunca dejaremos de combatiros. La única razón por la que hemos hecho esto es porque hay musulmanes muriendo cada día. Este soldado británico es el ojo por ojo y el diente por diente".
"La policía disparó sobre dos hombres que, según los informes que tenemos en este momento, iban armados", explicó en una comparecencia pública el oficial de Scotland Yard Simon Letchford. Explicó que el teléfono de emergencias recibió una llamada a las 13:20 GMT para informar de una ataque en una calle de Woolwich, donde los agentes encontraron al hombre fallecido.
"En este momento no puedo proporcionar más información sobre ese hombre", apuntó Letchoford, que explicó que los dos sospechosos que recibieron los disparos de la policía han sido trasladadas por su parte a dos hospitales de Londres.

El comandante de la policía señaló que el "incidente puede causar preocupación en la comunidad" y pidió evitar "especulaciones innecesarias" sobre la naturaleza del ataque. Letchford afirmó que la policía investiga ahora las circunstancias en las que se produjo el ataque inicial así como las que llevaron a la policía a disparar.

No hay comentarios.: