14 mayo, 2013

Maduro militariza Caracas para atajar la criminalidad

Internacional

El presidente venezolano trata de resolver el que considera «el problema más grave» sacando a 3.000 soldados a la calle en la capital. El Gobierno creará un nuevo cuerpo para capturar asesinos «que andan por ahí libres»

El Gobierno de Venezuela ha ordenado este martes la salida de 3.000 soldados que custodiarán las calles de Caracas en un plan que pretende, a corto plazo, hacer frente a los altos índices de criminalidad en el país que, según el mismo jefe de Estado, Nicolás Maduro, es el problema «más grave».

Según cifras oficiales, Venezuela cerró el 2012 con 16.072 homicidios, 14% más que el año precedente, aunque según los informes de la ONG Observatorio Venezolano de Violencia de diciembre la tasa real es de 73 por cada 100.000 habitantes.
«El problema más importante que tiene nuestra sociedad por resolver es el vinculado a la criminalidad, la violencia, la llamada inseguridad; es el problema más grave», dijo Maduro al poner en marcha el llamado «Plan Patria Segura» que, afirmó, será «más que un operativo». El gobernante había anunciado la creación del plan el lunes pasado cuando aseguró que entre los oficiales de la Fuerza Armada hay «entusiasmo» por salir «en unión cívica militar para proteger al pueblo» de Venezuela.
En el acto de inauguración del plan, además de los militares y otros cuerpos de seguridad, estuvieron presentes la nueva presidenta del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), Gladys Gutiérrez, el fiscal general, Luis Ortega, además de un grupo de artistas y deportistas que estarán en un programa de prevención del delito.

Subida salarial a los soldados

Maduro también aprovechó para advertir a la Fuerza Armada que «el imperio», como llama a EE.UU., «no descansa» en su empeño de «apoderarse» de Latinoamérica y que «toca puertas para ver quién le abre», «para ver a quien corrompe». «Que nadie se llame a engaños [ante] una sonrisa y un saludo, ni ante un halago ni a una visa para viajar a Estados Unidos», agregó el presidente venezolano en el acto oficial, en el que inauguró nuevas instalaciones militares y anunció un alza salarial a los soldados en un porcentaje que no reveló.
El ministro de Interior, Miguel Rodríguez, dijo el jueves que la salida del Ejército a la calle obedecía a la necesidad de activar una medida para poner freno al hampa a corto plazo porque el país tiene el problema «de que matan a la gente, roban a la gente». Rodríguez anunció entonces, además, la creación de un cuerpo de seguridad especial que saldría a la calle a buscar y capturar asesinos tras asumir que hay muchos homicidas «que andan por ahí libres».
Para el politólogo especialista en asuntos militares, seguridad y defensa de Estado, Hernán Castillo, «militarizar el ataque al crimen es un gran error» porque los militares «no están preparados para enfrentar al ciudadano». Además, Castillo aseguró a Efe que la historia registra que tras este tipo de acciones los soldados terminan haciendo alianzas con las bandas criminales.

«Pequeña iniciativa»

El especialista apunta que, ya que se tomó la decisión de sacar al Ejército a la calle, es conveniente garantizar que este despliegue militar en espacios civiles, sea de corta duración «como medida transitoria» y solo «para que las bandas criminales se replieguen».
El politólogo celebró, pese a no estar de acuerdo con la medida, que finalmente se observe «una pequeña iniciativa de cierto alcance por parte del Gobierno» para atacar el crimen lo que asegura no había visto desde hace catorce años.
También recordó que la administración de justicia presenta un atraso importante en el país, un punto que fue confirmado por la ministra para el Sistema Penitenciario, Iris Varela, el año pasado, cuando asumió que el 60% de la población reclusa de Venezuela se encuentra en prisión provisional en espera de juicio.
Castillo señaló, además que «las cárceles venezolanas no son centros de rehabilitación, sino centros de perfeccionamiento del crimen y el delito», mientras que «el hampa está mejor equipada que las policías» que operan en el país. «Ninguno de los elementos que componen este cuadro tiene que ver con el aspecto militar, ninguno tiene relación con la presencia de los militares en la calle», indicó el experto.

No hay comentarios.: